BMW se alza con la 33ª America’s Cup en Valencia (DE)

Tras 15 años, los tripulantes de BMW Oracle Racing han alzado de nuevo la America's Cup en Valencia. La capital de la Comunitat Valenciana se convertía, por segundo año, en el escenario donde se vivieron los momentos más emocionantes de la competición náutica más antigua del mundo. En febrero de 2010 el trimarán estadounidense USA ha ganado la segunda regata de la serie por 5 minutos y 26 segundos, dejando al equipo suizo Alinghi fuera de la competición por 2 a 0.

El viento tardó en llegar pero la emoción estaba servida: tras varias jornadas protagonizadas por las condiciones desfavorables, debido al estado del mar y al viento, la suerte sonrió a BMW Oracle, convirtiéndose de este modo en defensor de la 34ª edición de America's Cup. Desde que en 1995 Dennis Conner perdiera ante el Black Magic neozelandés, ningún equipo estadounidense había logrado llegar a la Final de esta reñida contienda.

La America's Cup es una competición donde la precisión, el desarrollo tecnológico y la estrategia son determinantes, convirtiéndola en un prestigioso hito histórico para el defensor del título y sus desafiantes.

Antecedentes

Valencia, a juicio de los organizadores, reunía las mejores condiciones de vientos y estado del mar, además de ser una ciudad pujante dotada de las infraestructuras necesarias para la celebración de este evento náutico. La celebración de la 32ª America’s Cup supuso la consolidación de Valencia como ciudad abierta al Mediterráneo y con las más modernas infraestructuras para el turismo náutico.

Conocida originalmente como la Copa de las Cien Guineas, y tras la victoria de la goleta America en la regata de 1851, pasó en su honor a denominarse America’s Cup en el año 1870. Hasta el año 1983, fecha en la que el velero Australia II se alzó con el trofeo, la competición fue ganada por embarcaciones norteamericanas.

En ese mismo año se creó la Louis Vuitton Cup, una competición previa que determinaba quien se enfrentaría al defensor del trofeo. En la edición de Auckland de 2003 un barco europeo, el suizo Alinghi ganaba la America’s Cup después de 152 años de hegemonía anglosajona. El sindicato suizo debía de encargarse de la organización de la siguiente edición en 2007. Sin embargo el Deed of Gift, reglamento oficial de la competición, establece que la America’s Cup sólo puede disputarse en aguas saladas.

Valencia fue designada tras una dura pugna entre otras 56 candidatas como Barcelona, Nápoles, Marsella, Palma de Mallorca o Cascais. La 32ª America’s Cup tuvo como ganador a Alinghi, tras la disputa de la final contra el Team Emirates New Zealand en julio de 2007, después de que el barco neozelandés ganara la Louis Vuitton Cup y obtuviera el derecho a enfrentarse al defender suizo en aguas de Valencia.

Tras el éxito de esta edición las aguas de Valencia y la Comunitat Valenciana se han situado como el escenario perfecto para albergar y organizar regatas de prestigio internacional en las se puede vibrar con rápidos veleros dotados de la más avanzada tecnología.

Rate and share